Cartuchos de tinta

Hoy en día, las impresoras se han vuelto un artículo de primera necesidad en nuestros hogares, es por eso que debemos saber que gracias a los cartuchos que contienen la tinta, estos aparatos pueden hacer su deber.

También llamado cartucho de inyección, este funciona como órgano extraíble y cambiable de la impresora, es el encargado de que contener la tinta para que podamos realizar las impresiones. En ocasiones, existen modelos de cartuchos que tienen la misión de, desde su cabezal, colocar la tinta directamente a la hoja de papel.

El cartucho es un envase compacto que está lleno de tinta, pulverizada o a base de agua, éste se inserta dentro de la impresora, en pocas palabras, es su complemento.

¿Cómo funciona el cartucho de tinta?

Para que la impresora funcione, el cartucho con la tinta debe estar bien colocado dentro de la impresora, luego de eso, la impresora se encargará de pulverizar la tinta para plasmarla encima del papel.

Las impresoras que usan los cartuchos de tinta son las que, generalmente, tienen uso doméstico, ya que son más accesibles, hay de excelente calidad y su calidad de impresión y fácil manejo las hacen amigables para todo tipo de personas.

Los cartuchos tienen compartimentos dentro, para separar las tintas. Dependiendo del fabricante, los cartuchos pueden tener uno o más depósitos separados dentro y también contactos electrónicos para comunicarse directamente con la impresora.

Para cada impresora, existen modalidades diferentes. Hay unas que utilizan dos tipos de cartuchos; los cuales se dividen en un cartucho para el colore negro y otro para los colores básico: cian, magenta y amarillo, a partir de esos la impresora puede crear la diversidad de colores que amerite la impresión.

También, están los cartuchos donde, con la modalidad de contenedores independientes internos, pueden tener en uno solo la tinta negra y la de colores.

Tomando en cuenta la calidad de la impresora y de los cartuchos, los estándares de número de impresiones pueden llegar a ser hasta de 100 hojas, antes que el cartucho pida una recarga de tinta. Todo dependerá de la cantidad de tinta que requieran las impresiones que hacemos y el tamaño del cartucho.

Los cartuchos pueden ser reusables si se recargan de tinta en un lugar seguro y confiable, los cartuchos originales son muy duraderos. Esta opción lleva al ahorro de la persona, ya que en caso de una impresora de tóner, se debe adquirir uno completamente nuevo y es mucho más costoso.

En diferentes marcas los cartuchos son propios, tanto en el modelo como en el nombre; para esto no existe un modelo en general. Los nombres más sonados para esta moda son: Epson, Canon Inc., Okidata, Hewlett-Packard, Lexmark y muchos más.

Hewlett-Packard: Esta marca personaliza cada cartucho específicamente para cada modelo de impresora. Por ello, no cuentan con el mismo tamaño, ni pueden ser utilizados en otras impresoras. Se identifican con su código de fábrica para personalizar cada serie de cartuchos pertenecientes a una impresora en particular.

Los distintos métodos de impresión cumplen con el mismo fin, el cual es plasmar sobre la hoja la tinta de manera correcta, con la dirección de la computadora junto con la impresora y así, logremos ver la imagen que deseamos. Existen dos tipos:

  • Método térmico: También conocido como Bubble Jet, este funciona cuando la impresora comienza a calentar, hasta llegar a 500°C una cantidad de tinta mínima. Allí se forma una burbuja por el calentamiento, entonces empuja a las gotas de tinta a salir por las ranuras. Aunque se crea que es un proceso muy lento o complicado, la impresora junto con el cartucho, logran hacerlo en alrededor de 20 millonésimos de segundo por cada gota formada, su producto final tiene una excelente calidad. Este tipo de cartuchos de tinta es el más seguro y también, el más costoso. Requiere menos mantenimiento y trabaja bajo presión. Algunas de las marcas que aplican este método son: Xerox, Canon, Lexmark, Hewlett-Packard.

 

  • Método piezo- eléctrico: Este funciona mediante la electricidad que cae sobre un cristal al cual se le llama piezo-eléctrico. Este genera un empuje gradualmente fuerte para generar las gotas de tinta, que son muy pequeñas aunque, su impacto logra altas resoluciones, y sus colores son tan detallados, que el ojo humano podría no percibirlos. La tinta se genera por el método de succión; este tipo de cartuchos puede trabajar con tintas a base de colorantes o pigmentaciones. Aunque su calidad es muy buena, también pueden tener la debilidad de que los cabezales se tapen y no salga la impresión. Se debe utilizar frecuentemente para que eso no suceda. Este método es aplicado por la marca Epson para sus cartuchos.

En un principio, se podía imprimir solo en blanco y negro, pues la tinta de color no existía. Gracias a la evolución y desarrollo tecnológico, fue posible que se incorporara en los cartuchos de tintas los colores para tener impresiones más reales.

Las impresoras también han avanzado junto a la tecnología, las de uso doméstico pueden realizar impresiones de tan buena calidad, con un cartucho de tinta, como las profesionales que utilizan tóner. Existen los modelos que pueden contar con 6 cartuchos diferentes para que tu impresión se vea profesional.

La coloración puede dividirse en conjuntos, el negro y la que brinda la oportunidad de colorear nuestras hojas y fotografías con:

  • Magenta: es un tipo de rosado básico.
  • Amarillo
  • Cyan: azul.

En las impresoras que cuentan con la opción de impresión fotográfica, los colores que se le suman son:

  • Light Magenta.
  • Light Cyan.

También son partes de los cartuchos los cabezales, los cuales se encargan de que la tinta se caliente a la temperatura perfecta para que se creen las pequeñas gotas que lograrán nuestra impresión. Como lo mencionamos anteriormente, se debe estar pendiente de qué método se use, su es el térmico o el piezo-eléctrico, para saber mantener tu impresora a la orden del día.

Las impresoras son un objeto necesario en todas las casas, y las marcas encargadas de esto tienen las mejores opciones en cartuchos de tinta para que las mantengas listas. ¡A imprimir!